"End of route" John O'Groats


"El final de la ruta", así es como se denomina popularmente a John O'Groats, una población situada en el extremo norte de las Highlands. Está considerado el punto más al norte de la isla, aunque realmente este punto es Dunnet Head.

Parece una tontería, pero cuando llegamos a Dunnet Head, experimentamos esa sensación de otro límite más traspasado, otro reto más conseguido, este es el punto más al norte del planeta donde jamás habíamos estado e inevitablemente, sientes ese impulso de quiero más! la próxima vez un poco más...


Es un lugar maravilloso con unas vistas casi de 360º, aunque el viento que sopla, tiene tanta fuerza que podría tirarte al suelo, pero el paseo alrededor del faro merece la pena.


En la ruta desde Dunnet Head hasta John O'Groats puedes visitar The Castle of Mey, un castillo bastante peculiar, lleno de torres y chimeneas; la Reina Madre lo adquirió y restauró, para pasar largas temporadas en él.

Según dicen, el castillo está encantado por La Dama Verde, hija de Jorge V, como se enamoró de un labrador del pueblo, su padre enfadado la encarceló en lo más alto del castillo y en un momento de desesperación se lanzó por una de las ventanas.


La carretera te lleva hasta John O'Groats, una vez dejas atrás el cartel de "fin de la ruta" distintas sensaciones invaden tu cuerpo... Por una lado la satisfacción de haberlo logrado, porque sabes que llevas miles de kilómetros con rumbo N como destino; pero por otro lado, la sensación (y la que menos me gustó) de que -esto se acaba- y en breve todo cambia de polaridad y te encuentras ya regresando rumbo S, acercándote cada vez más a casa.


Desde el pueblo, puedes acercarte hasta el faro de Duncansby Head, y allí ir caminado hasta Stacks of Duncasby, unos impresionantes acantilados que te dejarán seguramente sin palabras, como a nosotros.


Y allí pudimos ver nuestras primeras focas, cualquier amante de la naturaleza, y estoy segura que todos vosotros lo soís, sentiría algo especial cuando pueda tener la oportunidad de ver cualquier animal en su medio natural. Pués bien, esto es lo que nos ocurrió a nosotros y tengo que confesar que hasta alguna lagrima cayó, es alucinante poder contemplar estos animales.




7 comentarios

  1. Que viaje mas alucinante!!!!!es uno de los que deberíamos hacer todos una vez en la vida!!!!!que paz y tranquilidad..... Me encantan vuestras entradas, espero la siguiente con ganas!!!!un saludo
    Edgar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Edgar por tu comentario; en la vida todo es proponérselo y al final las cosas se consiguen. Un saludo

      Eliminar
    2. De nada oooo!!!! Como buen asturiano me gustan las tierras verdes!!!!!mucho animo y a seguir publicando....aquí estaremos para leerlo todo un saludo

      Eliminar
  2. Tienes razon amigo, bonita experiencia. Ya me gustaria..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que sí ha sido bonita, aunque el tiempo haya sido un poco duro con nosotros. Gracias majo...

      Eliminar
  3. Lo se..pero asi lo recordaras siempre.

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo aquel cartel que decia "end of the enders"... Ese lugar es especial.

    ResponderEliminar