Ruta por el corazón de Marruecos

Hoy os traigo la segunda parte de nuestro viaje a Marruecos. Como ya os conté (aquí) pasamos unos días en el desierto sur de Marruecos, haciendo la ruta que va desde Merzouga a Zagora. Después de esos días decidimos ir subiendo hacia el norte, para adentrarnos un poco en el Atlas.


Es impresionante verte circular por esa inmensidad, en la que solamente estás tú, tus compañeros de viaje y tu mente intentando asimilar cada uno de los paisajes que ves, para poder dejarlos impresos en tu mente y recordarlos siempre.


Después de una pista de arena y un tanto divertida llegamos al Oasis de Mharech, un lugar donde recuperarse del sofocante calor y disfrutar de la compañía de una familia marroquí, aquí os dejo el enlace del Auberge que se encuentra en el oasis.


Aunque parezca mentira poder tomarse un "simple" té, comer algo y una animada conversación a la sombra de una palmera, puede hacerte reponer fuerzas, más que cualquier otra lujo que pueda existir.


Cerca del oásis se encuentra la Ciudad Perdida, en los mapas figura como Lost City, es un peñón de roca que sobresale de la nada en medio del desierto, sustentando sobre ella una antigua fortaleza abandonada y deshabitada. Todavía se pueden observar algunas torres de vigilancia, trozos de murallas y habitaciones o departamentos en su interior. Es muy recomendable su visita, de hecho nosotros hicimos noche allí.


Cuando llega el silencio del atardecer, piensas en las personas que vivieron allí, en medio de la nada más absoluta, como sería su vida, sus tareas cotidianas, es sobrecogedor.
Al amanecer y tras mirar por la ventana para cerciorarte donde estás, porque todavía te parece increíble, no hay nada mejor que desayunar viendo este paisaje.

Como os comentaba antes, pusimos rumbo norte hacia el Atlas, y por el camino nos íbamos encontrando paisajes como estos, chot impresionantes, en los que circular es como deslizarse por el mundo, casi como navegar, ¿os imagináis estas extensiones llenas de agua?.


El cambio de paisaje desierto-montaña, como podéis ver es impresionante, Marruecos es un país de contraste, tiene unos cambios brutales. Atravesando pistas de alta montaña, superando los 2900 metros de altitud, se pueden encontrar pequeñas poblaciones dispersas en las que pasar el invierno, debe ser una tarea bien difícil.


Nuestro destino era una zona que la denominan La Catedral, una impresionante roca, que es la delicia de los escaladores.


Pues bien, después de este recorrido el viaje estaba llegando a su fin, solo quedaba la subida hacia el norte de Marruecos para cruzar frontera y regresar a la península.


Como siempre que voy a Marruecos, algo me sorprende, algo me maravilla por primera vez, y algo en mi interior quiere volver.



Sí os ha gustado no olvidéis compartidlo y si os apetece, os podéis suscribir al blog. Estaré encantada de leer vuestros comentarios.

18 comentarios

  1. que pasada.....
    aun puedo sentir el polvo de la ultima pista en mi cara...
    volvemos?

    ResponderEliminar
  2. Me gustó tu cronica amiga. Para cuando mas??? y asi combinada con imagenes queda perfecto. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, espero que poco a poco el blog se llene de viajes.

      Eliminar
  3. No sabría donde quedarme.......si entre montañas o en el árido desierto......Miro las fotos y vuelvo a mirar.. ¡NEcesitaria algunas más para decidirme......

    ResponderEliminar
  4. Ya he dejado de ser anonima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno es encontrar buenos amigos por aqui....Saludos Carmencita!

      Eliminar
    2. Es imposible que tu seas anónima Carmencita. Gracias amigos, sois los mejores.

      Eliminar
  5. Me he quedado embobada disfrutando de cada imagen. Què bonitos paisajes! He leído la crónica de tu viaje, pero con ella me has permitido revivir los míos por estos mismos lugares. Cómo me gustan! Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Montse, no sabes que ilusión me hace verte por aquí. Espero que poco a poco el blog se llene de cosas bonitas que os hagan vivir buenos momentos.

      Eliminar
  6. Todas las fotos son maravillosas, y que suerte haber podido compartir este viaje con todos vosotros.
    Espero que se repita pronto..... Un abrazo pareja.

    P.D: el blog es estupendo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, que ilusión verte por aquí. La verdad que lo hemos pasado bien. Me alegro que te guste el blog.
      Gracias y un saludo grande.

      Eliminar
    2. Hola Antoñito! Un placer hablar contigo y tambien viajar, ya lo sabes. Un dia de estos compartimos otra botella de vino.

      Eliminar
  7. Que buenos recuerdos me traen estas fotos.... no te cansas de hacer kilómetros...buenas rutas y buena compañía.. lo mejor para un gran viaje...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que razón tienes Fran, la combinación perfecta.

      Eliminar
  8. Sé que nunca me cansaré de disfrutar de cualquier crónica sobre Marruecos y de ver las fotos de otros compañeros de viaje, aunque no compartamos ruta, de este maravilloso país y de sentir la arena de sus desiertos circulando por mis venas.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes como te entiendo José, Marruecos tiene algo que engancha. Gracias por leerme.

      Eliminar